BENEFICIOS

El kiwi posee grandes beneficios que aporta a la salud del ser humano al consumirlo.

Se compone mayoritariamente por agua. Es de moderado aporte calórico por su cantidad de hidratos de carbono, cualidad buena para quienes desean seguir un régimen para adelgazar.

Destaca su contenido en vitamina C y vitaminas del grupo B, como es el ácido fólico, que ayuda en la producción de glóbulos rojos y blancos, así como la formación de anticuerpos del sistema inmunológico. Gracias a la vitamina C que ayuda a la asimilación del hierro contenido en los alimentos, junto con los antioxidantes naturales que proporciona esta fruta, se previene el envejecimiento celular. Es por todas estas cuestiones recomendado su consumo no sólo en personas enfermas o bajas de defensas, sino en niños y ancianos.

Otro aporte de esta fruta es la vitamina B9, ácido fólico, que previene la anemia y necesaria en las mujeres embarazadas para que desarrollen el feto en buenas condiciones.

Es rico en minerales como potasio, magnesio y fibra, tanto soluble como insoluble. La fibra soluble desempeña una función protectora en enfermedades del corazón y diabetes, mientras que la fibra insoluble, tiene un potente efecto laxante que favorece el tránsito intestinal y ayuda a evitar el estreñimiento y hemorroides. El potasio regula el balance de agua en el organismo y participa en la contracción y relajación de músculos.

Tiene un alto poder saciante y es además diurético y un colaborador de las personas hipertensas ayudando a controlar su tensión. Es un protector de las arterias y los capilares, colaborando también en mantenerlos elásticos.

Contiene un ácido llamado propeolítico, que ayuda a mejorar la circulación de la sangre y a combatir el “colesterol malo”. También posee una enzima llamada actidina que ayuda a digerir las proteínas que ingerimos.

Gracias a todos los aportes que proporciona este fruto a través de vitaminas y sales minerales, se mejora el buen funcionamiento del sistema nervioso y circulatorio.

Es rico en luteína, pigmento de origen natural que actúa como un filtro de las radiaciones solares. Protege además la vista del daño producido por el efecto de los radicales libres implicados en el envejecimiento y desarrollo de enfermedades degenerativas.

El calcio que contiene ayuda a dar forma a los huesos y la arginina actúa de vasodilatador, que facilita la circulación sanguínea, además de tener función en la producción de espermatozoides.